Un poco de historia

UN POCO DE HISTORIA

por Jorge Pinedo Rivera

En la Mitología Griega al Dios Zeus se le ilustra con un cuerno de la abundancia en una mano y con un rayo en la otra, lo cual significa que es el que provee, así como el encargado de la justicia. Es la figura mítica que velaba por los requerimientos necesarios para que la persona cumpliera con su destino y además el encargado del orden.

Tomando la analogía de esta imagen, se puede comentar que la función de proveer lo necesario a alguien para que cumpla con su cometido y la de mantener un orden en el actuar son funciones que persisten en la actualidad.

En lenguaje moderno a la ayuda que se le da a otro para cumplir con sus tareas se le denomina servicio y al establecer o mantener un orden en la realización de las tareas se le denomina organización, dos funciones vitales para que cualquier grupo humano sobreviva, se desarrolle, evolucione y cumpla con los compromisos contraídos. Podemos concluir que tanto el servicio como la organización son dos constitutivos que han estado siempre presentes en la vida humana y que entre mejor se realicen mayor será la prosperidad y el bienestar de la comunidad.

En el transcurso de la historia se pueden identificar muchas formas en que el ser humano ha planteado sus formas de organizarse y de servir, lo que ha constituido diversas culturas, familiares, empresariales, sociales o de gobierno.  Es tarea de cualquier grupo social determinar la manera de hacer las cosas y de asistirse para adecuarse a los cambios y dar respuesta a sus necesidades y expectativas.

La Cultura de Servicio se fundamenta en la convicción de que cada persona debe estar consciente e interesada en aportar, el mundo actual pide de cada ser humano la conciencia de que su existencia solamente se explica en la aportación y que se encuentra totalmente ligado con el otro para colaborar con él en el cumplimiento de su misión y que es vital un sistema de organización que permita hacer más eficientes los recursos. En otras palabras, debemos constituirnos en un Zeus al servicio de los demás y en la colaboración para constituir la mejor organización.

También es un hecho que entre más clara y decida tenga una persona su  propia misión y vocación de servicio, será mucho más fácil que reciba ayuda, pues para  quien la otorga tiene sentido el hacerlo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *